La Residencia de Lincoln Park en Chicago, Illinois, es ahora el hogar de una familia joven con hijos.

Esta vivienda cuenta con la originalidad de tener dos vistas totalmente diferentes, son dos casas en una.

La fachada principal fue restaurada manteniendo su aspecto original, mientras que la parte trasera se hizo totalmente nueva, ampliando la casa para ganar más espacio: un cuarto de estar, la cocina y un hall. La residencia cuenta con tres plantas, un jardín con una pista de baloncesto y un garaje exento.

En la casa, vemos como conviven los materiales y formas originales, con el mobiliario y decoración más actual.

Las paredes las pintan en tonos claros: blancos y grises, los suelos y escalera son de madera, y los techos con molduras y carpinterías de madera son las originales recuperadas etc…

Todo ello crea un conjunto agradable, luminoso y original donde apetece vivir y recibir.

© 2016 by Aldea Social

logo-footer